ESTELAR TREK (Sulaco) Julio 19 -tester

⭐️⭐️⭐️⭐️


Para interesados en la space opera más original. 

Lo+: La originalidad vertida en las pruebas.

Lo-: La falta de un final adrenalítico, siempre considerando su condición de tester y, por tanto, su aspecto no definitivo.

La primera Estelar Trek era una de esas salas que siempre nos arrepentimos de no jugar. Por A o por B, su camino y el nuestro parecía estar destinado a no encontrarse jamás; y resultó, a fin de cuentas, una pena. Incapaces de valorarla, una historia versada en la Federación de Planetas y con un telón de fondo de la talla de Star Trek es un excelente reclamo, no sólo para trekkies acérrimos, sino para cualquier incondicional de la ciencia ficción. Estar o no a la altura de tan aclamado baggage es otro tema bien distinto, pero, como mínimo, las expectativas parecían jugar a su favor.

Para la Sulaco, su nueva incursión en el que podría pasar a clasificarse como el género de la space opera escapista -con exponentes tan claros como la genial Nasa, la clásica Eskapa2 o la interesantísima Monkey-, las mentes detrás de Estelar deciden dejar de lado su vertiente más trekkie e interesarse por ella como mero guiño para los aficionados. Este es, sin duda, uno de los primeros aciertos de la sala; conscientes de que no van a emular al 100% la estética de la franquicia espacial más longeva de todos los tiempos, se limitan a tomarla como punto de apoyo para crear una historia fresca y alejada de cualquier canon que, a fin de cuentas, terminaría siendo poco más que unos grilletes entorno a sus muñecas.

Sentenciado este punto, lo que ofrece la trama de la Sulaco es una excusa más que perfecta para iniciar un recorrido donde todo punto álgido pasa por ser receptáculo de una originalidad si bien no inaudita, sí que poco a poco que se está convirtiendo en una rara avis de este tipo de juegos. Es innegable que sus diseñadores son verdaderos virtuosos de la mecánica y la pericia técnica, e imprimen toda su imaginación en la concepción de unas pruebas cuidadas al milímetro y, especialmente, singulares y particularísimas, de esas que es casi imposible encontrar dos igual, que ensalzan el disfrute de la sala y la encumbran por encima de productos menos refinados.

No puede pasarse por alto que, en este punto de testeo, el conjunto se beneficiaría de una mayor carga adrenalítica en los últimos minutos, que impulsara el ritmo en la parte final de la historia, mas el mimo, el tratamiento del detalle versado en los aspectos más estrambóticos, también del stage, pero principalmente de los enigmas, que es palpable a cada paso que adentra a los jugadores en los recovecos de una nave que se aproxima a la atmósfera terrestre, no tarda en convertirse en el verdadero elemento diferenciador de la Sulaco respecto a sus congéneres más allegados, convirtiéndola, invariablemente, en una fantástica alternativa de género tanto para los más voraces de la sci-fi como de los misterios bien hechos.