VORTEX ESCAPE ROOM (Apophis) Marzo 19 -nivel experto-


⭐️⭐️⭐️⭐️

Lo+: Hay historias que vienen de lejos, y la de Apophis es una de ellas. Se trata de un nombre que resonaba en nuestros oídos desde hace ya algún tiempo, bastante antes de que la sala abriera sus puertas, de modo que el hype estaba, si no por las nubes, acercándose a velocidad reactor. Y esto suele suponer un problema, aquí es donde empiezan las decepciones, el debería haberlo previsto antes y el no volverá a pasarme. Pero alto el carro, esto es Vortex y, desde ya, su nombre viene asociado a un sello de garantía y calidad. Tras un inicio algo desconcertante y no menos intrigante, la historia atrapa al jugador y lo sacude como si de una centrifugadora se tratara. Un torrente de pruebas correctamente ideadas y aún mejor ejecutadas deja muy, pero que muy poco espacio al descanso y, a los pocos minutos, el tiempo, sobre el que no se dispone pista ni reminiscencia alguna -lo cual es de agradecer, más teniendo 90 minutos por delante, uno de los muchos detalles en los que Apophis acierta rotundamente-, deja de tener importancia y lo único que ocupa la mente del jugador es la misión, grabada a fuego y letras de un rojo intenso en su mirada. La lógica, apabullantemente ensordecedora e inequívocamente inherente a cada uno de los juegos, originalísimos, conduce al escapista de sala en sala, en lo que se antoja como un verdadero laberinto interminable, lleno de recovecos, pasillos y puertas secretas, en el que, como en la leyenda del Minotauro, sólo es posible hundirse y dejarse abrumar por cada una de las sorpresas, a cual más inmersiva y sobrecogedora, hasta un final intenso, de los de boca abierta y aplauso incluido.

Lo-: Pese a ser un juego muy completo, alguna sala, en especial alguna de las más originales, podría llegar a aprovechar más el tirón y obligar al jugador a pasar un mayor tiempo en ella.