ODISEA ESCAPE ROOM (MANSIÓN ODISEA) Marzo 19 -dificultad difícil-

⭐️⭐️

Lo+: La primera propuesta de Odisea Escape Room presenta un juego de corte clásico; como tal, sabe incluir con acierto una abundante cantidad de enigmas y planteamientos que son característicos de este tipo de salas, donde el jugador avezado irá sorteando obstáculos y resolviendo enigmas sin desasosiego, para ver avanzar la historia -especialmente en su primer tramo, más inspirado- de un modo fluido y divertido; en este sentido, no cabe duda de que la primera mitad del juego está dotada de suficientes pruebas para mantener alejado el aburrimiento durante un buen rato. Se aprecia el mimo depositado por los creadores, lo cual, en un contexto donde se tiende hacia juegos, donde parece que el más y más grande siempre es igual a mejor, en detrimento de aquellas salas que rezuman pasión por el escapismo, siempre es de agradecer.

Lo-: Sin duda alguna, lo primero que sorprende de esta sala es la capacidad de sus creadores para desaprovechar una temática potente sobre la que pasan únicamente de rasquis. ¿De qué sirve colocar al jugador en un escenario adaptado al caso y brindarle desde el inicio una serie de pistas sobre una trama X -spoilers, spoilers- si la historia no va a pasar a ser más que una anécdota sin mayor relevancia? En un juego de este tipo, lo que se pretende como mero macguffin genera unas expectativas al escapista que jamás se verán alcanzadas a lo largo de la partida. Ésta, sencilla a rabiar para dos jugadores solos a pesar del modo difícil, concatena una serie de estancias que se antojan distribuidas al azar, sin demasiado sentido de la historia y menos tacto para el diseño, hasta culminar en una última sala que se revela como poco más que un despropósito anticlimático donde el jugador se ve obligado a abandonar toda lógica -y a leer mucho- para conseguir un objetivo sobre el que ya se ha desvinculado emocionalmente.