THE X-DOOR (Los años oscuros) Noviembre 18

⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️

Lo+: A veces, uno piensa que lo ha visto todo en salas de miedo; que se sabe los trucos y las tramas al dedillo y que, a pesar de disfrutar de ellas como un niño y asustarse como el que más, ya nada puede sorprenderlo de verdad. Entonces, como un faro en medio del océano, llega The X-Door y demuestra que te equivocas, y mucho. Tras una inmersión de las que hacen mella, de esas en las que empiezas sin prestar demasiada atención y, poco a poco, consiguen hacerte temblar por dentro, cogen la temática del orfanato y, más que darle un nuevo lavado de cara, lo que consiguen es llegar donde pocos o nadie han llegado (o se han atrevido a llegar) antes. Con una tensión creciente que arrecia en cada esquina y tras cada puerta cerrada (o no), configuran una historia diabólicamente bien contada y ejecutada, en la que cada prueba, cada combinación, cada llave, te adentra más y más, tanto física como mentalmente, y en más de una, dos y tres ocasiones te encuentras mirando alrededor y pensando: no, no me lo creo. Un trabajo impecable de principio a fin (mención especial a un final que es de los de levantarse y aplaudir), desde la puesta en escena hasta los juegos, que se olvidan de estereotipos del género y se presentan complejos y en cantidad más que suficiente para traer de cabeza a los grupos más experimentados. Tienen tiempo incluso para brindar uno de los mejores sustos que puedan vivirse en salas de escapismo. ¡Increíble!

Lo-: Ahora, desearíamos que lo siguiente que estos genios del escapismo nos brindaran fuera otra sala de terror... Aún así, habrá que estar muy, pero que muy atentos a su siguiente maravilla.