EL LEGADO TEMPLARIO (Trilogía de la Eternidad II - Mad More Us) Abril 19

⭐️⭐️⭐️⭐️


Lo+: El soberbio diseño de la "caja".

Lo-: Que no todos los halls se apliquen tanto a la hora de crear algo diferente.

El dilema de los hall o box escapes no es un tema ajeno a nadie dentro del mundo del escapismo. Bien diseñados, pueden convertirse en una variante interesante de las salas tradicionales e, incluso, en función de la dinámica de juego, promover competiciones o team buildings de grandes grupos, para quienes guste, y así ampliar en cierta medida el target funcional sobre el que ahora se asienta la materia. El problema principal deriva de la facilidad del recurso como método para ganar dinero entregando un producto mediocre. Ejemplos, haylos, y, sin entrar en más detalles, sólo hace falta echar una ojeada a nuestro ranking para saber de qué hablamos.

Por suerte, hay quienes se toman muy enserio este tema, y, decididos a hacer de las dificultades una virtud a explorar, construyen delicias del escapismo como la que nos trae entre manos. El Legado Templario emplea una historia clásica y efectiva para mostrar el objeto central, alrededor del cual gira la experiencia al completo, y que es, a día de hoy, uno de los ejemplares más raros, complejos y bien construidos del género. Con unas dimensiones nada desdeñables para tratarse de un hall -o un Real Quest Game- y un diseño completista, toda una proeza de la materia, sus creadores se las apañan para confeccionar un cuantioso número de enigmas, lógicos y perfectamente integrados, que poseen, como mínimo, una esencia y un desarrollo suficientemente distintos y originales como para ser considerados una excepcional rara avis entre los escape box tradicionales.

La ambientación -pulcra, elegante- y el uso de conceptos más propios de los room escapes facilitan la inmersión del jugador, situándolo en un estadio de jugabilidad óptima en que las características del juego quedan atrás y la trama y sus enigmas imperan en un ambiente integrado de remarcada calidad. Prácticamente todos los elementos presentes en la sala confabulan para entregar un producto final esmerado, concienzudo y trabajado, que es todo un ejemplo de lo bueno y mejor que esta clase de partidas puede entregar.