EL RETORNO DE LA INFANCIA (El elixir de la infancia) Julio 18

⭐️⭐️⭐️⭐️

Lo+: La premisa es cuanto menos curiosa, por no decir muy, pero que muy innovadora, más aún en tiempos en los que proliferan las salas y parece que cada vez existen menos materias nuevas que tratar; el local, sugerente; la introducción, por la temática que presenta, algo distinta. Todo ello debería preparar, como mínimo al jugador avezado, y al igual que un despampanante cartel de neón, para lo que va a encontrarse una vez atraviese la puerta de entrada. Pero el caso es que, en definitivas cuentas, y en nuestra humilde opinión, no fue así. Una cosa es pasárselo bien, la otra que te sorprendan con un juego que ofrece lo que cualquier sala de escapismo debería aspirar a ofrecer: maravillosa y pura diversión descontrolada. Además de la multitud de referencias a la cultura pop de los ochenta y los noventa, es sensacional la capacidad de su creador para exprimir el título de su sala y retornar al jugador a la esencia de su infancia, integrando un sinfín de juegos -hay mucho por hacer, y eso es genial en cualquier sala, pero, creednos, mucho más en esta- que parecían perdidos en el pasado para confabular una experiencia entretenidísima y en cierto modo melancólica. El espacio, más que correctamente recreado, está aprovechado de un modo sensacional, hasta el punto que vale la pena el recorrido completo sólo para sorprenderte con todo lo dispuesto, especialmente en su tramo final. Como cuando éramos pequeños, aquí dentro no existe una mínima concesión al aburrimiento, y, al acabar, tienes ganas de volver a entrar para una nueva ronda en esta sala tan y tan disfrutable (sí, incluso para quienes nacimos después de los 80).

Lo-: Que el público escapista pueda perderse este torrente de diversión por cualquier motivo equivocado: presenta una de las temáticas más originales de los últimos años y, cualquiera que le dé una oportunidad, saldrá encantado.